domingo, 30 de diciembre de 2012

Implantología en Estomatología: ¿Qué es un implante?¿De que consta?

Un implante es la restitución artificial de una raíz con un pilar coronal conectado que actúa como elemento para la carga de una corona individual o soporte protésico de varias piezas.

Su misión es la de mantener el hueso alveolar, permitiendo la transmisión de las fuerzas oclusales desde el implante al hueso ajustado a las zonas entre las roscas.

Composición del implante:

El cuerpo del implante es de TiO2 (titanio), con roscas en espiral porque mejora la transmisión de las fuerzas oclusales al hueso alveolar.



Puede cubrirse la superficie del implante con hidroxiapatita o plasma de titanio, procurando una mejor adherencia de las células osteoblasticas aunque también incrementan la susceptibilidad a la adherencia bacteriana.

El implante está formado por:
  • Un cuerpo roscado que se ajusta (implantan) al hueso de manera estable (osteointegración o yuxtaposición ósea).
  • Un cuello liso o rugoso al que se adapta el epitelio mucoso (sellado epitelial del implante): el más aconsejado es el liso porque hay menos probabilidad de contaminación bacteriana, además debe estar pulido para asegurar una buena adherencia del epitelio mucoso (sellado epitelial), así como del colágeno subepitelial (sellado conectivo).
  • Un conector externo o interno para la adaptación del elemento protésico, por ejemplo un pilar conectado al implante que aparece en la boca a través de la mucosa oral (transmucoso) sobre el que se realiza la carga de la corona o prótesis. Esta conexión está constituida por el tornillo y un sistema antirrotacional (hexagonal).

La superficie de yuxtaposición ósea (osteointegración) se puede incrementar mediante la creación de:
  • Concavidades en la superficie del implante: microporos por grabado ácido o arenado.
  • Convexidades en la superficie del implante: microrrugosidades de TiO2, microesferas de hidroxiapatita.