miércoles, 14 de noviembre de 2012

Periimplantitis ¿Cómo se trata y cómo se evita su recidiva?

La periimplantitis es una enfermedad inflamatoria de los tejidos blandos y duros que rodean a un implante osteointegrado en respuesta a una infección bacteriana y que implica pérdida de hueso. Debido a la falta de evidencia científica no se ha hallado todavía un protocolo concreto de tratamiento para esta patología. Esto se debe, en gran parte, a que se carece también de un protocolo estricto de mantenimiento de los implantes tras su colocación.

Un buen punto de partida sería que los profesionales de la consulta dental se centrara en hacer una selección de los pacientes que van a recibir implantes, determinando, sobre todo, si su caso puede presentar factores de riesgo (mala higiene bucal, historia previa de enfermedad periodontal, consumo de tabaco, diabetes, ausencia de encía queratinizada, oclusión, tipo de superficie de los implantes, etc.). Probablemente así se disminuiría la incidencia.

Aunque no exista un tratamiento específico, se  recomienda actuar en dos niveles: primero eliminando la infección (por descridamiento mecánico quirúrgico de las lesiones, descontaminación y tratamiento de la superficie del implante) y después, corrigiendo los defectos óseos.

A la hora de abordar el tratamiento de la periimplantitis, debemos proceder a un estudio minucioso tanto de la salud general del paciente como de sus condiciones orales, empleando para esta última valoración, parámetros clínicos como la dimensión de la bolsa periimplantaria, la evidencia de pérdida ósea o la presencia de biofilm oral y sangrado al sondeo.

Es importante evaluar los factores de riesgo que más se relacionan con el desarrollo de esta patología, pues muchas veces, el éxito del tratamiento irá ligado al control ejercido sobre éstos.

Además, los profesionales de la clínica dental deben instaurar un protocolo de mantenimiento de los implantes periódico y específico para cada paciente, educándolo en unas correctas técnicas de higiene oral.

¿Se puede prevenir y tratar la periimplantitis?
El conocimiento y estudio de las causas y los factores de riesgo que han podido intervenir en el desarrollo de la patología, pueden ayudarnos a disminuir el riesgo de padecer una periimplantitis. Un control de la aparición de biofilm oral, gracias a una buena higiene dental, es esencial en su prevención.
La correción de malos hábitos y la eliminación de factores de reisgo, como el consumo de tabaco, son también elementos imprescindibles en el éxito del tratamiento.
Las terapias aplicadas actúan tanto a nivel de la infección (desbridamiento mecánico quirúrgico de las lesiones y descontaminación de la superficie donde se ubica el implante), como a nivel de la lesión ósea (tratamiento de regeneración ósea).

¿Cómo se puede prevenir?
Se podría disminuir la incidencia si el paciente, por su parte, realizará un estricto control de higiene bucal, así como un estricto control de la enfermedad periodontal.
Una monitorización postquirúrgica, periódica e individualizada, indicaría claramente a los profesionales de la clínica si su paciente está siguiendo correctamente el protocolo de mantenimiento de la higiene bucal.

¿Cuál es el papel del higienista en el mantenimiento de los implantes dentales?
En casos de implantología, el papel del higienista dental en la consulta clínica resulta clave. Desempeña una figura crucial al principio del proceso, analizando las características del paciente que va a recibir el implante y determinando si es el candidato adecuado conforme a los factores de riesgo ya expuestos. Unas circunstancias que, en caso de presentarlas,complicarían a largo plazo la viabilidad del implante.

A su vez, tras colocar los implantes, será éste mismo el encargado de llevar a cabo el protocolo de mantenimiento periódico y específico para cada paciente, haciéndole partícipe con una educación en las técnicas de higiene bucal y animándole a realizarlas de forma correcta. Muchas veces, el éxito de la respuesta clínica al tratamiento irá ligado también al control ejercido sobre los factores de riesgo.

Una vez establecida la periimplantitis y realizada la cirugía para eliminar la infección, el higienista será también quien implemente el protocolo de mantenimiento de los implantes. Así pues, este colectivo desarrollará un papel fundamental tanto en la prevención como en el mantenimiento de la periimplantitis.


*Dr. Ignacio Sanz Sánchez /I Simposio SEPA-DENTAID 2012*