sábado, 10 de noviembre de 2012

Mucositis Periimplantaria ¿Cómo se previene?

 Con el término de enfermedades periimplantarias se engloba todas las patologías inflamatorias de origen infeccioso que afectan a los tejidos alrededor de un implante. Nos encontramos ante una mucositis cuando la alteración se presenta en los tejidos blandos que rodean al implante, sin signos de pérdida de hueso de soporte.

La mucositis es una patología que afecta a un 80% de pacientes. Su factor etiológico principal es la formación de un biofilm patogénico alrededor de los implantes que causa una lesión inflamatoria en la mucosa periimplantaria.
Los tejidos periimplantarios son anatómicamente diferentes a los tejidos periodontales, por lo que responden de manera menos efectiva a la formación de un biofilm patogénico ya que son menos resistentes a la agresión, debido principalmente por la diferente disposición de las fibras colágenas y su menor vascularización.

Así pues, la prevención basada en el control o eliminación de este factor de riesgo y un buen mantenimiento de los implantes que incluya una exhaustiva monitorización que permita un diagnóstico precoz de cualquier alteración, son los factores clave para evitar el desarrollo de estas afecciones periimplantarias. Y todo ello es responsabilidad tanto del paciente como del profesional de la salud bucal.

Un buen protocolo preventivo llevado a cabo por el profesional del área odontológica debe fundamentarse, primero, en la educación en técnicas de higiene dental con cepillos específicos para implantes, cepillos interproximales, irrigadores bucales y colutorios. Y su papel debe mantenerse activo también durante la fase de seguimiento y mantenimiento del estado de los implantes.

Es esencial que el paciente conozca que el éxito a largo plazo de su tratamiento con implantes depende de su capacidad por controlar el biofilm. Por eso, la motivación y refuerzo periódico e individualizados se convierte en factores indispensables.

Si la mucositis se acaba instaurando, diversos parámetros clínicos establecidos para el diagnóstico del estado de los tejidos periimplantarios, como son la inflamación, la presencia de biofilm o la presencia o ausencia de sangrado al sondaje, pueden ayudar a establecer el tratamiento más adecuado.


 ¿Se puede prevenir y tratar la mucositis?
Si bien la mucositis se resuelve al controlar su principal causa, la formación de un biofilm oral, la prevención se debe convertir en el elemento clave. La mucositis es una patología fácil de prevenir educando al paciente para una correcta higiene bucal con dentífricos no irritantes, cepillos suaves, uso de seda dental y posterior enguaje bucal con colutorios de Clorhexidina.

Un buen mantenimiento de los implantes y un seguimiento individualizado del protocolo de higiene dental establecido, permitirán evitar la aparición de la patología o llevarnos al diagnóstico precoz de ésta, reduciendo así su incidencia y gravedad.



¿Su principal causa es el biofilm bacteriano?
Está demostrado que existe una relación causa-efecto entre la formación de un biofilm patogénico y la lesión inflamatoria. La formación y maduración del biofilm patogénico alrededor de los implantes es la causa principal de la inflamación de la mucosa periimplantaria. Pero a esto hay que sumarle que los tejidos periimplantarios son anatómicamente diferentes a los tejidos periodontales, por lo que responden de manera menos efectiva a la formación de biofilm.

¿Se deberían usar productos para el control químico del biofilm oral?
El especialista debe decidir qué producto recomendar a su paciente para controlar el biofilm. Por un lado, existe el control mecánico de las restauraciones sobre los implantes y, por otro, el control químico. El control mecánico se realiza con productos que pueden resultar más complejos de utilizar debido al diseño de las prótesis que dificultan el acceso a los implantes. En cambio, el control químico del biofilm oral se lleva a cabo con sustancias que evitan su desarrollo o incluso lo eliminan y su uso puede ser mucho más práctico y eficaz para los pacientes.

Además, dentro de esta segunda vía, recientes estudios científicos han permitido identificar diferentes moléculas, por ejemplo, el Cloruro de Cetilpiridinio, con las que se han obtenido mejores resultados en la prevención de la mucositis. Por todo ello, actualmente el control químico del biofilm se ha convertido, junto al control mecánico, en el tratamiento más recomendable.


 *Dr. Agustín Casas Hernández/I Simposio SEPA-DENTAID 2012*