jueves, 18 de octubre de 2012

Ejercicios para Reconducir el Hábito de Respiración Bucal a Respiración Nasal

Respiración nasal
El no respirar por la nariz produce un hipodesarrollo de las estructuras orofaciales. Las  causas pueden ser varias: hipertrofias de amígdalas o de adenoides, malformaciones anatómicas, desviaciones de tabique, pólipos nasales, tumoraciones, etc.

Cuando se altera la ventilación de los senos se enlentece el crecimiento del maxilar superior, aparece la llamada facies adenoidea, dolicocefálica, con cara estrecha y alargada, el paladar también es estrecho y hendido, el labio superior es hipotónico y corto, la lengua está en posición baja y puede haber hipertrofia gingival.

Suelen ser pacientes que pueden tener dificultad en el aprendizaje escolar. La rehabilitación de estos pacientes debe ser en conjunto con el otorrinolaringólogo, el pediatra, el alergólogo, el logopeda y el odontólogo. El tratamiento multidisciplinar se suele empezar alrededor de los 4 años de edad.

Ejercicios de respiración nasal
  1. INSPIRACIÓN-ESPIRACIÓN: El paciente debe estar totalmente relajado, con los brazos al lado, con la boca siempre cerrada debe inspirar (coger aire) por la nariz durante el tiempo de contar hasta 10. Inmediatamente se espira (saca aire) igualmente durante el tiempo de contar 10.
  2. RESPIRACIÓN ABDOMINAL: Cuando se inspire el estómago debe ir hacia fuera y al espirar debe ir hacia dentro. Es aconsejable que el paciente al realizar este ejercicio, mire su estómago por lo menos en los primeros ejercicios.
  3. HOMBROS: Es el mismo ejercicio anterior pero al inspirar se deben levantar los hombros y al espirar deben bajarse.
  4. ESTIRAMIENTO: Se debe poner de espaldas a la pared y de puntillas, se inspira aire levantando los brazos hacia arriba, debe contar hasta 10 y al espirar recuperar la posición inicial (relajarse).
  5. SOPLAR LAS VELAS POR LA NARIZ.